Abandono del hogar

¿Qué ocurre si abandonas el hogar o domicilio familiar? Abandonar el domicilio conyugal se considera un delito contra el matrimonio, que puede tener consecuencias civiles y penales. Por lo tanto, es bueno saber cuándo se puede salir de casa y, si es así, qué hacer para evitar la persecución.

La jurisprudencia se ha ocupado repetidamente de esta cuestión, explicando qué ocurre si se abandona el domicilio u hogar familiar. Lo trataremos a continuación. Pero procedamos en orden.

¿Qué es el Hogar familiar?

El término “Hogar Familiar” se refiere a la casa en la que viven habitualmente los esposos, es decir, el lugar que han elegido como hogar.

El Código Civil, al regular el matrimonio, establece que la unión entre marido y mujer se basa -entre otras cosas- en el deber de convivencia, que sólo puede ser derogado si existe un acuerdo diferente entre los cónyuges (piénsese en el caso de un marido obligado a trabajar en otra ciudad). Por lo tanto, quien viola el deber de cohabitación, está violando las reglas del matrimonio.

¿Cuando uno de los conyugues puede dejar el techo u hogar familiar?

La obligación de cohabitación sólo puede romperse unilateralmente -es decir, sin el consentimiento del otro cónyuge- si existen razones graves. Como, por ejemplo, la violencia física o psicológica sufrida.

abandono del hogar

El inicio del procedimiento de separación también permite a los cónyuges vivir por separado: la autorización la da el juez en la primera vista. Sin embargo, nada impide que los cónyuges, incluso antes de presentar los documentos ante el tribunal, se autoricen mutuamente a vivir en lugares diferentes, dejando así de convivir.

Abandonar el hogar familiar sólo está permitido durante periodos breves, como por ejemplo tras una discusión acalorada, siempre que exista la voluntad de volver a casa.

¿Cuándo se considera abandono de hogar?

Se considera abandono de hogar en alguna de las siguientes situaciones:

  • Si no hay una causa justa que lo justifique.
  • Si no hay intención de volver a casa o si no hay intención de hacerlo en un futuro próximo.

Consecuencias del abandono del hogar

Desde el punto de vista del derecho civil, quien abandona el hogar familair se arriesga a ser imputado, es decir, a la declaración de responsabilidad por el fin del matrimonio, que pronuncia el juez en la sentencia de separación. Por lo tanto, si hay una separación de mutuo acuerdo, no hay riesgo.

El pronunciamiento judicial sólo tiene dos consecuencias:

  • Pérdida del derecho a la pensión alimenticia (si la hubiera).
  • Pérdida de los derechos de herencia del ex (si fallece entre la separación y el divorcio).

Por otro lado, desde el punto de vista penal, es posible arriesgarse a cometer un delito de incumplimiento de las obligaciones de asistencia familiar si el cónyuge y los posibles hijos no disponen de medios económicos suficientes para mantenerse. Por lo tanto, para evitar un proceso penal, la persona que abandona el hogar debe proporcionar a la familia una pensión de alimentos.


Abandono de hogar con hijos –
¿Cómo evitar una denuncia o proceso penal?

Para evitar un proceso penal por la separación, la persona que abandona el hogar familiar debe demostrar que tenía una buena razón para irse.

El abandono voluntario de la vivienda familiar por parte de uno de los cónyuges, según el Tribunal Supremo, constituye un incumplimiento del deber de convivencia, y es en sí mismo motivo suficiente para justificar un proceso penal y el consecuente coste por faltar a los deberes familiares. Salvo que pueda probarse que se debió al comportamiento del otro cónyuge o que se produjo en un momento en que la convivencia ya era intolerable.

El Tribunal de Casación ha considerado que el abandono es legítimo no sólo en caso de violencia, sino también en caso de ausencia prolongada de relaciones íntimas entre los cónyuges, de disputas acaloradas con la familia de origen de la esposa, de su exclusión de la gestión de los ingresos y de la ocultación de la jubilación del marido.

Sin embargo, corresponde al solicitante demostrar que el otro cónyuge ha abandonado el hogar familiar. Este último, en cambio, tiene que probar que se debió a la intolerancia previa de la convivencia para poder defenderse. En definitiva, para que el “dolo” o el incumplimiento legal se active, es necesario constatar no sólo el incumplimiento de los deberes matrimoniales, sino también la estrecha relación causa-efecto entre el incumplimiento y la intolerabilidad de la continuación de la convivencia.

Si aún tiene dudas sobre lo que se considera Abandono del Hogar en España, puede consular a un abogado para separación, quien le podrá explicar detalladamente lo que determina la legislación Española..

1 comentario en «Abandono del hogar»

Deja un comentario